domingo, 13 de septiembre de 2009

El juego del Sábado


Respiro y no huelo, mi pequeño cuerpo se hunde en aguas profundas. Me gustaría sentir una vez más el aroma del jazmín que alguna vez sentí, que el lenguaje de los corales no me humedezca, bailar en el vacío de la palabra. Quizá allí, mientras la sal pica en mi lengua y ríen mis angustias, algún sentido burbujee en mi rostro, y me pasee por frescos mares y cálidos vientos, donde ya no estén la ansiedad, el dolor y la angustia, sino el querer. Quiero. Me siento en una roca, escucho un ruido mudo, escucho la lluvia, escucho el mar rompiendo en mi roca. Hoy ya no llueve, veo el sol, huelo el jazmín del pico del pájaro que vuela.

2 comentarios:

  1. Julia, que buena producción!

    Antes de sumergirte te recomiendo:

    1.Tener branqui algas a mano... jejeje pongámosle un poco de humor :)

    2. Una sonrisa a mano, o algún recuerdo que te la dibuje en tu rostro cuando te hallas en profunda soledad.

    Como te dije me hizo recordar (a Meditación
    de la luna llena) "Algún sentido burbujee en mi rostro", dejemos aquí las sensaciones.

    En aquella vacía soledad de este día o de esas aguas, me sentí como un pez libre pero sin rumbo alguno. Y le hice caso a Diego, en no ir mas allá de las palabras ya que no el tiempo las fichas seguirán callendo. ¡Tenelo en cuenta, hermanita!

    Y sin mas que decir, tu blog me entretiene mucho.

    Cata.

    ResponderEliminar
  2. Joyita, Julia.

    Me voy a referir a a parte técnica: va mucho mejor de lo que suponés. Cuando vencés la fiaca, tus textos cobran mucho vuelo. Estás puntuando mucho mejor. Ahí está a clave del ritmo narrativo y la búsqueda de un estilo propio.

    Respecto de lo que verdaderamente importa en un texto: en términos boxísticos, "estás soltando las manos". Confiá en tu materia prima. Y, al mismo tiempo, trabajá mucho con la corrección. Una cuestión hace a la otra.

    Por cierto: firmo lo que dijo Cata en su comentario.
    Diego

    ResponderEliminar